domingo, 4 de marzo de 2018

LA MOSCA

(Andrew Sterrett Conklin)

"Estábamos tumbados en el cama, desnudos bajo las sábanas. Yo ya me encontraba despierto, claro. Me había quedado dormido con un brazo extendido bajo su espalda. Ella dormía profundamente y, como no la quería despertar, eludí, de momento, hacer el menor amago de moverlo. A la habitación pasaban, colándose entre las lamas de la persiana, láminas sesgadas de luz. Una mosca revoloteaba en el aire. Quizás llevara allí desde la noche. Quizás acabara de nacer o estuviera a punto de morirse. ¡Quién sabe!

De momento, la mosca aparecía y desaparecía, a intervalos, entre la luz y la oscuridad, recomponiéndose, reviviendo, como si la verdadera razón de su presencia en el mundo consistiese en resolver en una sola mañana los destinos de un hombre y una mujer que acababan de amarse en la habitación anónima de un hotel sin estrellas".


3 comentarios:

  1. Sugerente texto, me gustó la atmósfera. Dices mucho con poco.

    Aparte de las moscas que “evocaban cosas” a Machado, me sugiere a mí la idea de metempsicosis, pero atrapada en el tiempo en tu texto. Una “cuasi encarnación” fallida entre los humanos del hotel "sin estrellas" (¿fuera del tiempo?) y el insecto “recién nacido o casi muerto” (o sea, atrapado en la eternidad también).

    Al escribir el comentario recordé el final de la película “La mosca“, en su versión clásica de 1958. Supuestamente terrorífico este, pero bizarramente cómico también, visto hoy en día.

    Dura medio minuto (como algunas pesadillas que, sin embargo, se eternizan luego ellas también):

    https://www.youtube.com/watch?v=Up6g0SDMJ7A

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus acertadas palabras, Bonifacio. Justo es eso, que tu dices, lo que se pretende describir en el texto: si la mosca es una, e infinita, también los hombres, que son muchos, y distintos, forman un hilo de infinitud en el tiempo. La Secta del Fénix. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Ya que hablamos de plagio en otra entrada, menos mal que La secta del Fénix es de Borges y "canta" mucho. O de lo contrario le robaría el título Dan Brown para su próxima novela.


    ResponderEliminar