miércoles, 28 de febrero de 2018

PLAGIO

(Yasmine Díaz)

El joven de las barbas permanecía apoyado contra la pared, rasgando su guitarra. Era como si estuviese ensimismado en un diálogo consigo mismo, como si estuviese contándole algunos secretos íntimos a los ventanales del claustro, como si aquella fuese una forma más, una forma exquisita bien es cierto, y tal vez por ello poco humilde, de confesarse. Parecía como si revelara: "este rasgueo, esta escala en "mi", es para revivir el recuerdo de lo que le dije aquella tarde a la amiga de Elisa. Y ahora con este nuevo dibujo de las notas, acariciando con las yemas la tensión de las cuerdas, voy a preguntarle si se acuerda de mí, si se dio cuenta de que yo me estaba enamorando de ella. Disfrutar a solas de la coquetería femenina. ¡Qué maravilla!".

Me acerco hasta él. Hasta el músico. Al notarlo, me mira de soslayo pero sigue adelante.

Sé que tiene que parar, que tarde o temprano tiene que parar. Darle un respiro a la mente y a sus manos. Huir de los recuerdos.

Cuando por fin lo hace, le dirijo la palabra sonriente y sin levantar apenas la voz:

-"Esa melodía ya la he escuchado antes".

-"¿Dónde...?".

-"En mi casa...".

El chico pone cara de extrañeza.

-"¿Era usted el que la tocaba?".

-"No, no era yo. Era Chico Buarque".

El chico me mira fijamente a los ojos con cara de afrenta. Trata de encajar el golpe. Aunque tal vez sea verdaderamente sincero cuando me pregunta.

-"Entonces... ¿se trata de una canción conocida?".

Le contesto: "Me temo que sí. Pero tú la tocas de una manera muy especial. En serio..." y le guiño el ojo.


10 comentarios:

  1. ¿Plagio? Tal vez hayamos de pensar que las melodías están ahí esperando que alguien, con una guitarra por ejemplo, las haga sonar (como las esculturas de Miguel Ángel estaban escondidas en el bloque de mármol de Carrara). Simplemente, Chico Buarque se adelantó a tu joven barbudo. En cualquier caso, le chafaste ...

    ResponderEliminar
  2. Una cosa parecida le ocurrió a Pierre Menard, autor de El Quijote...

    ResponderEliminar
  3. Y lo que me pasa a mí con Borges, que, prácticamente escribo ya como él. ¡Ja ja ja! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya por Dios, nunca te darán el Nobel...

      Eliminar
  4. Como fanfarronea en su blog "Café Arcadia" mi admirado José L García Martín, el Nobel es un premio Planeta con ínfulas. Ja ja ja...

    ResponderEliminar
  5. Aporto un aforismo propio muy al caso:

    “Ética aparte, el plagio solo existe cuando lo plagiado está obsoleto. Pues, no es que lo que tú haces hoy lo haya hecho otro previamente. Es que lo está haciendo ahora contigo”.

    Desde otra perspectiva más obvia (o no tanto): el mazo es el mismo para todos, así que es inevitable que entre lo escogido por cualquiera haya trébol, picas, corazones y diamantes (aunque no sea todo ello a la vez). Y como solo pueden escogerse pocas cartas (nadie “escoge” el mazo entero), es lógico que se repitan secuencias parecidas y, sobre todo, que nos suenen las figuras que hay en ellas.

    Aparte de que existe un efecto muy concreto (habría que ponerle un nombre, estoy en ello) que dispara exponencialmente la impresión de plagio (lo haya de verdad o no), cuando la obra del supuesto plagiario se difunde de manera masiva (le acaba de suceder a Del Toro con su oscarizado monstruito acuático). Y ello debido, simplemente, a que “cuatro ojos ven más que dos”, sí. Pero cuatro mil ojos ya lo han visto todo (incluso bajo el agua). De modo que, en la “masa crítica” (nunca mejor dicho) siempre habrá más de uno que sepa encontrar estrechas coincidencias (sin necesidad de rebuscarlas, aunque también hay quien lo hace y con malicia) cuando dicha masa es suficientemente grande. O así lo veo yo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Bonifacio!

    Entiendo que para hablar de plagio habrá que recurrir a la literalidad. Si se transcriben frases enteras de determinados pasajes y las líneas maestras del argumento de las dos obras coinciden, cabrá hablarse de plagio. El plagio implica -al menos desde el punto de vista de la reprobación moral- que el "copión" tenga conocimiento del texto la obra original y, no obstante, pretenda hacer pasar el nuevo texto resultado de sus manipulaciones, esto es: el fraudalento, como si fuese fruto de su única cosecha.

    En música, esto es más fácil de dictaminar, me parece. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Sí, lo de la literalidad es lo que determinan los peritos en los juicios por plagio. En la música se entiende como tal la coincidencia en 8 o más compases…

    Pero sigue siendo curioso el efecto que menciono, y que conlleva el que a una composición célebre le salgan “plagios” por todas partes cuando se ponen en ella mil ojos. Por ejemplo el propio himno de España tiene un parecido más que razonable con una “nuba” o composición andalusí muy anterior (siglo XI) al origen oficial de dicho himno en el siglo XVIII.

    Ahí te lo dejo, es muy cortito:

    https://www.youtube.com/watch?v=qA6jOzzMgFA

    ResponderEliminar
  8. Sorprendente, lo de la nuba esta. Con pequeñas variaciones ornamentales -debidas, creo yo,a las diferencias de "lenguaje" musical entre la España musulmana del s.XII y la cristiana del XVIII- es la misma melodía que la Marcha Real, nota por nota.

    ResponderEliminar