martes, 17 de enero de 2017

MAYTE


Después de atravesar algunos corredores, arriban, los dos, a una galería acristalada que se asoma a un jardín, sin apenas planta alguna, en el que una austera fuente de piedra, de la que no mana el agua, parece constituir su centro geométrico. Dentro de esta galería, mirando al jardín, hay varias personas sentadas en sillones de mimbre. El conjunto luce un rasgo característico: todas ellas aparecen despeinadas. También parecen compartir entre sí, estas personas, un tipo de mirada que aparenta hallarse permanentemente perdida en la lejanía. Los tics de algunas son bastante aparatosos y otras, al revés, ofrecen un hieratismo casi estatuario. Por lo general, son mujeres. Ninguna parece haber reparado en la presencia del intruso o, al menos, omiten hacer el signo más habitual, modificar sobre la marcha el destino de la mirada para dirigirla sobre los que llegan, del que cabría desprenderse dicho dato.

El doctor Andrade se dirige hacia una mujer rubia, de unos cincuenta años, que está sentada sola, en completo silencio, muy cerca de la cristalera. Le habla en estos términos:

-"Mayte, hay aquí un joven que quiere charlar contigo".


4 comentarios:

  1. ¿Un velador? ¿Un velador no es una mesita redonda de una sola pata, encima de la cual suele haber marcos de fotos?

    ResponderEliminar
  2. Así es. Pretendía referirme a una galería acristalada que rodea un espacio abierto. "Claustro" me pareció que encierra una connotación monástica casi insalvable y aquí se está hablando de una casa de salud. No, no encaja "claustro" ¿Qué sinónimo se te ocurre a ti?, porque lo que está claro es que lo de "velador", en esa acepción que persigo, constituye un disparate que me he sacado de la manga. Un abrazo. Y gracias. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a ese género de construcciones de que hablas hay quien las llama "cenador".

      Eliminar