martes, 24 de mayo de 2016

INFLUENCIAS e INFLUENZA

(David Levine)

Leo en el blog titulado "Un Libro al Día" del que últimamente estoy muy fan, probablemente porque presienta que sus autores (se trata de un blog colectivo) se hallan en la senda correcta, justo la que esquiva las enlodadas praderas del buenismo, descubro en este blog... les estaba diciendo, me iba ya por las ramas, una relación de novelistas que el celebrado escritor argentino Patricio Pron reconoce, de propia voz y en exclusiva, como influyentes en relación con su último libro "No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles". Cita Patricio, exactamente, a: Ezra Pound, Jorge Luis Borges, Thomas Bernhard, Roberto Bolaño, Georges Perec, Julien Gracq, Marcel Duchamp, Felix Philipp Ingold. Kurt Vonnegut, Jr… Y, tras releer todos esos nombres, yo no he podido dejar de especular en relación con algo que ya he valorado otras veces. Ahora verán que es. Aunque los que vienen siguiéndome desde hace tiempo, probablemente estén ya imaginándoselo.

Analizando únicamente a los "integrados" -de la conocida dicotomía entre estos y los apocalípticos, popularizada por, el recientemente fallecido, Umberto Eco- he dado en calificar a los miembros de dicha categoría de creadores en tres grupos distintos.

Por un lado están aquellos, cuyas sensibilidades y preferencias éticas, estéticas y hasta psíquicas se ajustan como un guante a los requerimientos que imponen las modas y tendencias decretadas, en esos precisos momentos, por el establishment. A estos son, entre todos lo integrados, a los que menos mérito les veo, ya que, cuando escriben, actúan naturalmente, libremente... Y la narrativa, en lo básico, consiste en fingir. Más o menos.

Están los que, atizando a su alrededor palos de ciego, a tontas y a locas y sin saber muy bien de donde les viene el aire, consiguen subirse al carro de la moda. Son bastante entrañables. Como ese señor de pueblo que se endominga para ir a los toros, y del que todo el mundo opina, aunque no lo diga, que va hecho un cuadro el pobre hombre.

Están por último, los que se adscriben al sistema con ciertas reticencias y, como les da cierto apuro lo que han hecho, escriben como si trataran de descabalarlo, pero como también les da cierto apuro que se caiga, porque el sistema es el sistema y ellos han conseguido colarse en él, al final lo que hacen es apuntalarlo, aunque intenten aparentar lo contrario. Estos últimos son los que están hechos un lío y, a su vez, escriben cosas muy confusas, también.

(David Levine)

El señor Pron, citando a todos esos autores que relaciona como asumidas influencias estilísticas, parece cabalmente encuadrable, y mira que me ha chocado que sea así, dentro del primer grupo. El tío tiene que estar poco menos que encantado de haberse conocido escribiendo para el lector hispanohablante en este arranque -ya menos arranque- de centuria. ¡Cojones, si parece la alineación del mundial de Diego! ¡Pound de arquero! ¡Borges por el lateral diestro! ¡Centrales: Berhard y Bolaño! ¡De defensa izquierdo, Perec!... y así sucesivamente. No falta ni uno. Ingold, del que he de reconocer que no tenía noticia, cabe que sea el segundo entrenador o el fisioterapeuta.

Vaya... que, de uno en uno o, incluso, de dos en dos, el asunto podría tener su aquél. Pero así... todos seguidos, uno detrás de otro, a mí se me acaba hasta el aire. "¡Arghh... que me asfixio!"

Si esto fuera música, y no literatura, sería más o menos como la lista del Rock de Lux de lo más guay del indie. Le preguntan a uno de, pongamos por caso, que no lo sé, "Love of Lesbian" "¿Cuales son las influencias del grupo?" y el tío contesta: Arcade's Fire, The National, The Black Keys, Mark Lannegan, Arctic Monkeys, Neutral Milk Hotel, Nick Cave, P J Harvey y Radiohead. Con dos cojones. Y el que se mueva... ¡si no sale en la foto que se aguante!

Y no es eso. No es eso.

Todo lo cual me lleva a preguntarme al final -¿admiración, envidia, estupor...?- ¿Cuales habrán de ser las dotes persuasivas, empáticas, encantadoras, subyugantes, de las que se hallan provistos todos esos gurús culturales capaces de lograr convencer a la gente de que Nick Cave canta bien, de que George Perec es un tipo rebosante de ingenio, capaces de conseguir que un escritor con personalidad propia, como Patricio Pron, haga suyos todos y cada uno de los dogmas de su archimanida catequesis?.

A mí, la lista de Patricio -o de quien sea: que parece hecha a medida del "perfecto moderno"- hace que me suba la temperatura. Palabra de honor.


4 comentarios:

  1. El rastreo de influencias, por parte de uno mismo, es del todo baboso y, como bien dices, parece el recitado de una alineación de fútbol, en plan "Esnaola, Bizcocho, Sabaté, Biosca, Cobos, López, Alabanda, Cardeñosa, García Soriano, Megido y Benítez", que aprendí cuando ni siquiera me gustaba el Betis "manquepierda".

    En fin, que la lista de los Reyes no se convierte, por ósmosis, en parte del estilo que nadie que escriba, por mucho que todo lo que hayas leído te influya, como toda la música que haya escuchado influya a un grupo.

    Tengo que mirar a esos Neutral Milk Hotel.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no. Son insufribles. En lo demás de acuerdo. Si entre medias de la lista hubieran figurado, por ejemplo, Ken Follett o Hannif Kurishi o Carlo Levi... hubiese sido más creíble. Pero así, es no hay que pueda con el tío: ¡qué hombre más ultramegamoderno, por diosss! ;-)

      Eliminar
    2. Ken Follett es el de "Los padres de ella".
      Carlo Levi, el de los pantalones.
      Pero no me doy cuenta de Mishima.

      De Pron molan mucho sus gafas.

      Eliminar
  2. Si Pron lee alemán y con soltura bien, si no pues se ha tirado un pegote, porque he indagado en ese para mi inédito Philipp Ingold (en realidad Felix Philipp Ingold) un alemán de Basilea que sólo ha sido traducido una única vez al inglés y ninguna al castellano. (Nada que ver con el antropólogo Tim Ingold al que sí he leído)

    Mis influencias: son Homero, Herodoto, Plinio, y ya más recientes, Flash Gordon, El Hombre enmascarado (The Phantom), Guillermo el travieso (Richmal Crompton), Leonardo Sciascia y Chimamanda Ngozi Adichie

    ResponderEliminar