miércoles, 3 de febrero de 2016

UNA PEQUEÑA ALBUFERA (Parte I)

(Thomas Hart Benton)

De "Memorias de un libertino desencantado"

Es domingo pero el jardín se encuentra vacío. No podría negar que las echo de menos. Cae una lluvia fina y persistente, a veces a ráfagas un poco aparatosas, que, quizás, vaya a echarles a perder la mañana. Pero no puede negarse que así son, y así deben ser, los inicios de la primavera.

Al fondo del todo, junto a la casa de herramientas pegada al huerto, me parece distinguir una figura humana. Es de color predominantemente amarillo. Podría tratarse de Cyrille. No me explico en que puede andar liado. Tal vez pretenda comprobar como los capullos de los rosales... que más adelante se dedicará a oler con mimo... él, solterón y a veces, contadas, porfiado y borracho... son capaces de resistir los embates de la lluvia. Igual solo quiere refrescarse un poco y procurarle, así, un cierto alivio a su ceguera.

Las chicas han ido todas juntas hasta Evreux. Las guían un par de colegas y el padre capellán. Espero que disfruten de la experiencia. La catedral es muy hermosa y casi seguro que algunas de ellas, sobre todo las alumnas nuevas procedentes de otras zonas, no habrán dispuesto, hasta hoy, de la oportunidad de visitarla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario