sábado, 16 de enero de 2016

ICONOCLASTAS (Exteriorama)

Rebuscando papeles, entre los archivos de "word", he podido dar con este texto, inédito a día de la fecha, que data de mi época como clavadista. Ya, entonces, iba a mi puta bola ¡y bien satisfecho que parecía estar de desenvolverme así! El transcurso del tiempo -tanto el que me rodea como el que va ocupándose de deteriorar mis huesos y mis arterias- ha convertido rotundamente esa insolente pose, casi... casi... en una exigencia moral. Una necesidad.

(Emily Blincoe)
EXTERIORAMA

Los que nos perdemos en bosques de hielo, en bosques que están perdidos desde mucho tiempo atrás para que no los encuentren esos mismos que ponen en entredicho su existencia.

Los que terminaremos por saber volar a base de caídas y por aprender a querer a fuerza de rechazos y de enamorarnos y de volvernos a enamorar.

Los que engalanamos la memoria con risas francas, labios sabios y noches bastardas, y a veces no recordamos nuestros nombres, nuestra suerte.

Nosotros que ya hemos tenido que evadirnos muchas veces de la historia -de su memoria, incluso- atravesando años y siglos... y tardes pardas de noviembre, en pos de la soledad y el silencio, y para los que el derecho y el deber de hablar y hacer preguntas sólo ha sido un ejercicio de cabal ciudadanía.

Este no es mal momento para decir adiós otra vez ¡muchachos! y no mirar atrás, esta vez, al partir.

A nuestra espalda dejaremos: a los hombres, las mujeres y sus hijos, a los siete días de la semana y a los días de veinticuatro horas, al amor y el odio que todos ellos guardan dentro.

Nadie va a poder disuadirnos, nuestro destino, como siempre, importa poco: les da igual saber o no saber lo que encontremos. Ellos son vulnerables, crédulos, están moderadamente satisfechos de sus vidas; pero en los malos momentos también dudan, dudan, y, desde el miedo, aferrándose a sus prejuicios, les piden a sus dioses que les protejan para siempre. No desean ser como nosotros. No nos comprenden. Desconfían.




1 comentario:

  1. http://www.lansky-al-habla.com/2016/01/por-que-me-decepciona-casi-siempre-la.html

    ResponderEliminar