miércoles, 18 de noviembre de 2015

VII.1 Así comienza "LA ATRACCIÓN DEL VACÍO"


LA ATRACCIÓN DEL VACÍO

Habían pasado, ya, tres días desde que Santiago Hidalgo asistiera a su amigo Eduardo Alocén en la diligencia indagatoria que se celebró ante el Juzgado de Instrucción nº 7 de Santander y habían pasado sólo cinco minutos, el tiempo invertido en ir a la cocina a beber un vaso de leche y comerse un par de magdalenas, desde que el abogado acometiese la última corrección del cuento policíaco que tenía a medio escribir. Pensaba darle un último repaso al texto antes de meterse en la ducha. Este, por el momento, decía lo que sigue:


“Cuando llegó a casa, ella no estaba.

A las diez la llamó por teléfono y no se lo cogió; le dejó un aviso en el buzón de voz.

A las once, fue él, el que recibió una llamada de ella. Tampoco le resultó posible atenderla, se encontraba en esos momentos en el piso de los vecinos preguntando por ella y se le había olvidado llevarse el móvil consigo. En su mensaje de voz, Claudia le decía que no se preocupara y se fuese a la cama, que estaba perfectamente y en un par de horas -o tres, a lo sumo- se encontraría de vuelta. Sin embargo, al final, ella no se presentó a dormir en toda la noche. 
.....



4 comentarios:

  1. Visto lo visto, creo que deberías empezar escribiendo finales, a ver si así acabas alguna novela (¿Se ha fugado con su mejor amigo o la han matado?)

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué passa, mentor?. Todas estas novelas están terminadas. Todas. Niguna baja de las doscientas cincuenta páginas. Páginas perfectamente escritas. Concienzudamente ligadas. Tremendos cocidos lebaniegos, paellas de marisco, pote gallego, berza jerezana, foie de L'Alsace, percebe de Malpica, Lubrigantes de La Guardia, Caldereta Menorquina, kokotxas de Guetaria... para caballeros sibaritas como tú mismo. También para princesas, como lo son todas y cada una de las mujeres que me aprecían ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Balzac, viniendo de ti, sé que tengo que tomármelo como un elogio. Je, je... .

      Eliminar