miércoles, 1 de octubre de 2014

ALGUNAS PAUTAS PARA PERSEGUIR LA FELICIDAD (E INCLUSO ENCONTRARLA) (MOMENTANEAMENTE)

(Béla Husserl)

Dedicar tu tiempo de ocio a lo que de verdad te gusta. Incluso obsesionándose un poco. Y procurar que ese tiempo de ocio sea lo mas extenso posible. Sin obsesionarse.

Tratar a los demás con simpatía. Cuando te resulten absurdos -la mayoría de las veces- imaginar que eres su psicólogo. Sentirse satisfecho por brindarles terapia de manera altruista.

Comer bien y valorar todo el resto de bienes materiales a la baja.

Si te ves bordeando el abismo, o ligeramente hastiado, desparramar. Es perfectamente asumible, al efecto, el uso de bebidas espirituosas, grageas anti stress y hierbas sin refinar. Incluso acudir a la Iglesia.

Intentar la evasión mental a través de la relajación y el sueño.

Discutir lo menos posible y reírte lo máximo posible. A tales fines, como cada persona tiene casi siempre razón en casi todo lo que dice -a mí, por lo menos, me pasa- eludir las confrontaciones, las tertulias y todas aquellas situaciones donde tus convicciones puedan ser pasto de los absurdos argumentos de cualquier botarate. Sentar cátedra desde tu blog. O intentarlo.

Intimamente ligado con lo anterior: jugar con la ironía a la mínima oportunidad, por un lado, y, por otro, tratar de eludir por todos los medios la visión y audición de tertulias, debates y magazines, radiofónicos y televisivos.

Dar a los demás todo el cariño del que eres capaz, esforzándote en ser capaz de dar mucho, o por lo menos bastante, y disfrutar al máximo del cariño recibido por parte de ellos, aunque sea chiquitito. Menos es nada.

Leer este blog. 

7 comentarios:

  1. Algunas de tus pautas me parecen mejores que otras. En fin, cada uno persigue la felicidad como mejor sabe. Pero, en mi experiencia, la pauta más segura es esta: si alcanzar la felicidad te parece deseable, lo peor que puedes hacer es perseguirla. La felicidad es una mosca zumbona que te esquiva interminablemente mientras te agitas para atraparla y se posa tranquilamente a tu alcance en cuanto te olvidas de ella y te dedicas a cosas más serias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente no. La felicidad tiene un elemento de subjetividad fortísimo. Hay que perseguirla. Es así como vas a poder sentirte satisfecho con el objetivo alcanzado, la presa cobrada. Los factores externos capaces de proporcionártela, si no los procesas previamente, los asimilas a los fines que quieres satisfacer, devienen prácticamente inocuos. Un abrazo!

      Eliminar
    2. No hay ningún factor externo que proporcione la felicidad. Los factores externos pueden, todo lo más, facilitarla, o catalizarla, pero solo si les dejas. Y "dejarles" consiste, fundamentalmente, en no espantar la felicidad con nuestra búsqueda.

      La felicidad no se busca, se encuentra. No es ningún sitio al que puedas encaminarte y al que acabes o no llegando, es al camino que andas, da igual a dónde -con tal de que no pretendas, precisamente que ese dónde sea la felicidad-. Ni siquiera es el camino, es el modo en que lo andas. A la felicidad no se llega, se está en ella, o no.

      Y, definitivamente, no es el resultado de ningún esfuerzo. Los resultados de los esfuerzos son invariablemente, por el segundo principio de la termodinámica, menos valiosos que el esfuerzo mediante el que se logran. Nunca merecen la pena. La satisfacción que a veces experimentamos con ellos no se debe nunca al resultado, se debe siempre al esfuerzo mismo.

      Y todo lo verdaderamente importante y valioso es gratuito, sobrevenido y porque sí. Nada que solo pueda alcanzarse conquistándolo merece ser conquistado.

      Vamos, eso es, más o menos, lo que creo yo.

      Eliminar
  2. O estás feliz, o no estás feliz, perseguir la felicidad dejando de ser quien eres es ir en dirección contraria.

    Yo creo que confundes el conformismo, el disimular y la evasión, con la búsqueda de la felicidad.

    La felicidad es una fuerza centrípeta que simplemente aflora como un manantial cuando te encuentras a gusto dentro de tu pellejo.

    Abrazos mil Mr. Bluff.

    ResponderEliminar
  3. Todas las instrucciones necesarias para la vida están en el agua. No forzar, la neutralidad, el equilibrio, adoptar la posición más baja, fluir, etc. Sé feliz :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pega, no menor... El agua es insípida.

      Eliminar
    2. Efectivamente. La cosa más valiosa de nuestra vida es la que menos impacto tiene en nuestros sentidos.

      Eliminar