miércoles, 2 de abril de 2014

COGITUS INTERRUPTUS. Parte III. Borja Pablo es un hortera


Post de largo recorrido en el que se empezó por alabar a un par blogs de crítica literaria tradicional. Se continuó disertando sobre la procedencia de desechar cualquier intento de asimilación, por simpatía explosiva, de las lecturas perniciosas, superflúas y ridículas. Y va a tratarse, esta vez, sobre la oportunidad del esbozo de una crítica audaz... que no temeraria, acerca de aquellos escritos catados a conciencia... que no con persistencia -a imagen de los aventurados sommeliers- cuyo fin pareciere apuntar al entontecimiento y el aburrimiento de los lectores mediante su alistamiento a los gustos homologados por los más recientes vanguardistas. Para ello, va a volver a hacerse evocación del malestar provocado por los romances fallidos y recurrirse al simil ¡exageradísmo, tal vez! de volver equivalentes las ideas con la sustancia de la persona que las alberga.

3ª Parte. De la pertinente procedencia de hacer crítica literaria de libros a medio leer. ¿O es usted tan hipócrita de negar que es incapaz de criticar a alguien sin, antes, haberlo conocido a conciencia?.

Retomando el hilo de nuestra antigua historia. ¿Acaso el hecho de no haber terminado en pelotas... retozando en la cama... con tu pretendiente va llevarte a renunciar a criticar con tus amigas, con tus amigos: su camisa de Tommy Hilfiger, sus zafios modales al cortar la carne, su predilección por Aida (la serie de la tele), su detestable arrogancia, o su obsesiva tendencia a pretender dejarte en ridículo? ¡Y un güevo!. Otro más.

Imagínate, ahora, si con quien has quedado es con un actor o con una actriz famosos. Menos aún lo callarías. Añádele que a tí, además, te hubiese dado por hacerte reportero de la prensa rosa. ¡Imposible, en este caso, que guardases silencio!

Pues esto, en el fondo, es lo que pasa con estos dos señores, de los que hasta ahora les he venido hablando, que como son una especie de reporteros de la prensa del corazón pero en relación con los escritores, el hecho de cotillearnos acerca de las novelas de estos últimos -el que los autores entablan con sus obras es el summum de los idilios en el egocéntrico mundo de la literatura- habrá de suponerlos poco menos que una obligación. Incluso... aunque hayan sido incapaces de pasar de la página ventiuna.

12 comentarios:

  1. Tu insistencia es diga de admiración, Julian, pero creo que entramos, aunque queramos evitarlo, en el terreno de la filias y las fobias hablando de estos blogs. Filias y fobias que seguramente tienen muy poco que ver con la literatura, esa cabrona que a algunos les hace perder el mundo de vista a veces.

    Como bien sabes, porque me has visto por allí, básicamente, frecuento esos lugares infames de reseñas garrulas y libros a medio leer. La Patrulla también, pero esa es otra historia. Tongoy y Condon son muy diferentes, y sus reseñas también, pero en lo que a mí respecta tienen algo en común, y es que me caen bien, ellos. Me parecen personas sinceras que dicen lo que piensan abiertamente sobre los libros que leen. ¿Por qué es tan negativo que alguien se cague en la madre que parió al escritor y sus colegas, porque lo que ha leído le parece una mierda, o que otro alguien deje a medias un clasicazo porque le parece un rollo? ¿Coño, que estamos en internet! Yo no estoy siempre de acuerdo con uno y otro - menos con Condon, es verdad- pero eso no impide que me parezca que tienen todo el derecho del mundo a decir lo que piensan. Si resulta que yo ya he leído el libro que comentan su opinión, si no coincide con la mía, no me va a cambiar mi percepción. Y si coincide, pues de coña, oye, pero en cualquier caso así comentamos, contraponemos, pensamos, consideramos, que es más difícil de lo que parece aquí. ¿O alguien va a dejar de leer a Proust porque le parezca un coñazo? Si es así, ten por seguro que tampoco lo habría leído en la vida. No creo que él lo note. Los que sufren por notarlo son los escritores aficionados que pretenden ganarse la vida con esto y que ven una amenaza seria en las críticas de Carlos. ¿Amenaza? Pero si les da más cancha de la que se merecen! Que en este país leen cuatro, los mismos de siempre, y eso no va a afectar a las ventas de este sector. Mucha hipocresía.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, creo que es el comentario más largo que he escrito en mi vida. Pido disculpas. Y también pido disculpas por los signos de puntuación, que juro que yo los había puesto bien pero han salido mal.

      Eliminar
    2. Ire, el algodón no engaña. Los signos de puntuación aparecen dispuestos en el texto segun el orden y el método de los que se han hecho uso a la hora de apretar con los deditos los botones del teclado. Aunque... la verdad no sé donde aparecen esos graves errores a los que aludes.

      En cuanto al fondo, señalar, que de lo que de una vez por todas se tendrían que dar cuenta los españoles -como los ingleses lo saben desde hace la torta de tiempo- es que en el ámbito del ocio cultural acostumbran a ser dignas de mayor crédito las opiniones de los diletantes que las de los profesionales. Porque casi siempre SABEN MAS. Y en algunos casos, MUCHO MAS.

      Ahora eso sí (y voy de bromi, que las chicas a veces os ponéis muy seriecitas) que el ínclito Condón, diga que "La Recherche..." es un coñazo, es como para correrle a gorrazos al chaval, por muy amigo tuyo que sea. ;-)

      Eliminar
    3. Yo solo me pongo 'seriecita' con quien me vacila, que me pone de una mala hostia que no veas. Lo demás es puro divertimento. Saludos.

      Eliminar
    4. Ire,

      ¿Y si te confesara que yo era la "Sol"?. ¡Ja, ja..!.

      Eliminar
    5. Jajajaja! Why not? : ) Bueno, la Sol parece que se ha apagado, pero sus sabuesos siguen tras la pista, jajaja!

      Eliminar
  2. Esta polémica me recuerda a la de los antiabortistas, ¿pero es que alguien obliga a abortar? pues estas gentes y estos blogs que escriban lo que les pete, como dice Condón en su última y mi juicio despechado comentario aludiéndome a mí: que escriban lo que les salga de los cojones, que supongo que se la sudará mi opinión y hacen muy bien, como yo en no prestarles demasiada atención a lo que cuentan a pesar de hablar de uno de mis intereses más arraigados y de mis amores de siempre: los libros. La sinceridad, francamente, a veces está sobrevalorada.

    Y otra cosa que esa sí me preocupa, espero que el de la foto no seas tú, Juliancillo mío

    ResponderEliminar
  3. Vamos a ver, Julián, si lo que escribe Proust lo escribe un joven de 30 años ahora, estoy seguro que le dirías que se dedique a follar más... y lo sabes. Proust es un mago de las letras, no te lo niego, pero el contenido es soporífero.

    Lansky, me encanta oír todas las opiniones, siempre se puede aprender, pero desprecio a aquellos que no son humildes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aplícate el cuento, que el odio a uno mismo igual tiene tratamiento

      Por cierto, Yo no respeto todas las opiniones (vuélvete a aplicar el cuento), sino a los opinadores, Y a ti no te desprecio: me la sudas completamente

      Eliminar
    2. Condon: Proust follaba constantemente. Con la belleza y el spleen. Pero como era un poco neurasténico, le daba un no sé que, llegar a meterla hasta el fondo. Es su grandeza. Por la se le reconoce, hoy en día, en la historia de la literatura.

      Lansky: me he perdido. Pero que te tengas que mosquear a estas alturas...

      Eliminar
    3. No me mosqueo, querido Julián, la mosca cojonera es el otro

      Eliminar
    4. Lee TBO's, Condón.No sufras ni te aburras tanto, de verdad, consejo de enemigo

      Eliminar