sábado, 29 de marzo de 2014

INTELIGENCIA EMOCIONAL


Hoy más que nunca, en la era digital, y la correspondiente multiplicación y difusión de los mensajes casi hasta el infinito, la clave del éxito profesional y el reconocimiento social, no radica en decir la verdad, sino, muy al contrario, en conseguir que los demás se sientan satisfechos y complacidos mientras los estás engañando.

Y a este respecto, si lo que realmente quieres es ¡petarlo!, habrá de darte igual la magnitud de la mentira, y deberás centrarte, únicamente, en el grado de complacencia que vayan a poder obtener los burlados. Máxime cuando, por lo común, el asunto funciona así: a mayor cantidad de estiércol, más le suele dar por retozar al gorrino.

6 comentarios:

  1. Bueno, no sé si 2hoy más que nunca2, a la mayoría de la gente no le gusta que le digan la verdad sino lo que espera oir, y con esa certidumbre trabajan publicistas y políticos.

    Por otra parte, huyamos de los que se te acercan y te sueltan eso de "permíteme que te diga la verdad...", normalmente lo que están es advirtiendo, con o sin permiso, que te van a soltar una fresca que te va a joder. Y es que hay muchos tipos de mentira/engaño y sólo una verdad; yo soy partidario en general de la cortesía que supone la mentira piadosa, "¿tú, gorda?' ¡qué va!" Y saber eso, no ofender innecesariamente, no ir por la vida soltando verdades que nadie te reclama, salvo cuando es digno y necesario decirlas y hasta gritarlas, en eso, creo consiste precisamente la Inteligencia Emocional que acuñó el Goldman ese, inventando la polvora, pues la expresión es nuevaa pero el concepto es muy viejo.

    Me gustan las mentiras de Thopson Twins

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lansky

      La gente es igual de crédula que siempre, y, precisamente por eso, es más gilipollas que nunca, porque, hoy en día, en el mundo occidental que habitamos, casi cualquiera dispone a su alcance de todos los medios y aún algunos más (verbigratia, nuestros blogs) para que no les den gato por liebre. Y, sin embargo, no es ya que los sirvan gato, que eso no se hace, sino carne de pavo atiborrada de hormonas que va a terminar cargándoselos sin remisión y sin que haya nadie que diga esta boca es mía. El grado de ignorancia que nuestra sociedad atesora hoy en día, aquí, en España, es una puta desgacia. Lamento ser tan crudo, tío, pero es así.

      Eliminar
  2. Hola, he iniciado un proyecto para escribir un relato cada día del año. He encontrado tu blog por internet, y estoy pensando en añadirte como blog amigo. Si quieres, puedes darte una vuelta por mi blog y quizás añadirme como amigo. Soy http://pepitas-de-oro.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le he echado un vistazo a tu blog. Procura echar un polvo de vez en cuando. Que no solo de alcohol vive el hombre. Aunque sea español. ;-)

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo con Lansky, hay mucha gente que camufla esa sinceridad para soltar su basura y repartirla solidariamente por el mundo y, encima, te vende la moto de que es una virtud que les honra y que pocos poseen. Que vayan al psicólogo.
    Y en cuanto a que la gente en España es una ignorante no lo creo, la gente en España practica la inteligencia selectiva, lo que quiere decir que es más lista que un ardilla cuando se trata de temas que les interesan, la lástima es que no les interesa lo que tú crees que es realmente importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo primero, completamente de acuerdo con Lansky y contigo. Pero yo no estaba refiriéndome concretamente, aunque l haya podido parecer,l a las, llamémoslas, relaciones personales, en las que debe primar, por encima de todo, la cortesía, y, hasta de ser factible, la afabilidad. A lo que pretendía aludir es a las ideas "macro" en el marco de la sociedad en cuanto suma de individuos.

      Lo de la ignorrancia. Igual es como tu dices. Pero vaya... ya me gustaría saber de patentes españolas, de descubrimientos científicos españoles, de obras de creación artísitca españolas... ¡Pero, vamos... que ni se me ocurre pontificar sobre la cuestión, que, a lo mejor, sólo es cosa mía! Ojalá ;-)

      Eliminar