miércoles, 11 de diciembre de 2013

LECTOR DE MAPAS, CREADOR DE TERRITORIOS


Han especulado bastantes novelistas -se trata, además, de un tema que parece estar de moda- acerca de la ficción primigenia, la novela total. Una novela que abarcara dentro de sí a todas las otras novelas posibles: con todos sus personajes, todas sus tramas, todas sus ambientaciones.... . Y aunque los ejercicios estilísticos que se han pretendido al respecto no han sido demasiados en número ni demasiado concluyentes -quizás el más notorio pudiese ser el de la Enciclopedia- sí que han abundado las especulaciones figurativas de los escritores a la hora de conjeturar como podría alcanzarse ese logro. Yo... por mi parte, y me imagino que no voy a ser el primero en hacerlo, opto por propugnar los mapas, su naturaleza, sus peculiares atributos, como lo más parecido posible a esa novela perfecta.

Los nombres, casi cada nombre, de los pueblos, las ciudades, los ríos -y los mares- que aparecen reflejados en los mapas, no engañan, existen, suenan delicioso. Y ¡ay amigos míos! son terriblemente evocadores. La península de Karelia, el Mar de Coral, el Cusco, Vancouver, Vico Equense, Tozeur, Albarracín.... ¿cómo no imaginárselos bellos y cercanos, pero también desconsoladamente perdidos, cuando los ves ordenados con meticulosidad -siempre en su sitio exacto- en las planillas de los mapas? ¿cómo cohibirte a la hora de incorporarte con la mente a esa carretera roja, llena de curvas, que serpentea el Atlas, o a esa otra que conduce hasta Urbino, o a aquella de allá, más estrecha, tan alta, llena de incertidumbre, que discurre entre los sombríos precipicios de Los Andes? ¿Cómo no querer remontar el Nilo en una falúa o reprimir las ganas de desembarcar en Saint-Tropez, una tarde luminosa de junio, en pleno puerto?

¿Existe algún título, alguna novela... cualquiera, la que sea... que le permita a tu imaginación volar tan lejos, planear tan alto?.

Cada vez que los abrimos, los mapas, sus miles de hitos, nos deparan: parajes inolvidables, personajes de toda laya, recuerdos por docenas, espontáneas evocaciones.... Nos brindan, en suma, la posibilidad de jugar con nuestra propia imaginación para poder construirnos a la medida y sin las imposiciones de un extraño -que, a lo mejor, no está tan dotado como él piensa para la farsa o cuya sensibilidad, casi con total certeza, va a revelarse a menudo dispareja con la que a nosotros nos es propia en esos precisos instantes- la novela perfecta. La novela total. Justo la que nos apetece leer. Porque... pese a que se haya querido especular con dicha dicotomía, para terminar menoscabándose al veraz mapa, los mapas, se diga lo que se diga y pésele a quien le pese, también encierran consigo, y de manera muy íntima, al territorio. E incluso en bastantes ocasiones, a poco que nos abandonemos a un ligero alarde de fantasía, a los variopintos personajes que lo pueblan en cada lugar. En cada instante.

7 comentarios:

  1. Precisamente el otro dia me decia mi hermano, navegante y gran lector de literatura nautica, que le gustaria tener tiempo para hacer una guia con cartas y mapas detallados de la costa gallega, donde, que yo sepa, no hay situada ninguna gran novela (ninguna gran novela del estilo "Los trabajadores del mar", por ejemplo), pero de la que la imaginacion puede crear esa novela total a partir de la lectura de un mapa.

    ResponderEliminar
  2. Antonio. En Madrid, en la calle Maudes, y más concretamente en "La Tienda Verde", me suena que vendían mapas detalladísimos (como de una superficie de veinte Ha o así) del Instituto Cartográfico. Me imagino que los mismos abarcarían las áreas del litoral español. En cualquier caso, Lansky, por multitud de razones (se dedica a eso, le encanta eso, trabajaba al lado...) nos va a poder sacar de dudas.

    El tema de una novela como esa, podría resultar en efecto sumamente atractivo. No he leído Sotileza y solo a medías la trilogía del mar, de Baroja. Pero a lo mejor si nos metiéramos con ellas nos llevaríamos una grata sorpresa. Tampoco sé si Emilia Pardo-Bazán tiene escrito algo sobre el mar. De ser así, me imagino que será bastante potable.

    Venga, que lo conoces a fondo; te animo a que tu próximo relato verse sobre este tema. ¡Un abrazo!.

    ResponderEliminar
  3. Camoens...Conrad...Melville...Hugo..., no tenemos ni hemos tenido nadie así entre los 'literatos', sí en cambio entre exploradores y cronistas de Indias, que además escribían mejor que los 'profesionales de la pluma': Fernández de Oviedo, Diáz del Castillo, Juan Diaz..., como bien señala mi adorado Sánchez Ferlosio.

    El 'sitio' no es la Tienda Verde de Maudes, sino el IGN de Ibáñez Ibero, de los que se surten sólo en parte, aquella

    Aguardo a tu hermano, Antonio:



    "En este día, a la tarde, vimos un milagro bien grande, y fue que apareció una estrella encima de la nave después de puesto el sol, y se partió despidiendo rayos de luz a la continua, hasta que se uso sobre aquella villa o pueblo grande, y dejó un rastro en el aire que duró más de tres horas largas; y también vimos otras señales bien claras, por donde entendimos que Dios quería que poblásemos aquella tierra para su servicio..."
    Juan Díaz en Itinerario de la armada.

    ResponderEliminar
  4. Lansky

    Fascinante el texto de Juan Díaz. Nos está hablando el hombre ni más ni menos que de un fenómeno OVNI. Tema este que, aunque parezca mentira -ya que nada humano te es ajeno- me quiere sonar que de momento no ha aparecido por tu blog ¿Escepticismo total?. No me creo que en tus periplos andinos no hayas sido nunca testigo de la aparición de "algo" extraño en los cielos. Ya nos contarás. Un abrazo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿OVNIS? No, a mí siempre se me ha aparecido directamente Dios, que también es un extraterrestre, claro. Eso sí, siempre iba un poco...como diría 'cargado', algo "tumbao como antena de patrullero", que dicen por allá.

      Eliminar
  5. Lo has clavado, Lansky, a esos me refería. Creo que hace poco escribió una novela ambientada en la costa gallega... Manuel Rivas. Tomo nota de Juan Díaz.
    Y aprovecho para "publicitar" una primera aproximación de mi hermano a los temas náuticos: http://www.mardepormedio.es/search/label/1%2F%20Todo%20tiene%20un%20comienzo

    ResponderEliminar