sábado, 16 de noviembre de 2013

LOS DUELISTAS (Conrad revisited)



Batirse. Un duelo.

Danzar con una espada a la caída del atardecer eludiendo en el baile las embestidas y los sesgos del hierro; no pretender, tampoco, la muerte de tu contrario; basta con abocetar, al alimón, un paisaje borroso.

Después habrá otro baile, más amable, y será otra rival la que te enamore con su belleza. Te fijarás en sus ojos azules y reconocerás en ellos al metal que te acosa. Te fijarás en sus dientes perfectos y repararás en su orgullosa violencia. Pero el amor desdeña el peligro, y olvida, y adorarás su piel cuando te roce -como en un descuido- el rostro con una de sus manos.

La música, magnánima, procurará ocultar con su estridencia las marcas del tedio y la rutina que sufren los duelistas; las risas, el alcohol y el humo no bastan para volverlos invisibles. Mañana, cuando se despierten de sus sueños, recibirán una llamada. La misma de otras veces: “elige tus padrinos”. Y tornarán, ilusos, a dibujar la existencia por duetos, el uno frente al otro, desamparados, en una búsqueda infructuosa del amor que reseca gota a gota sus corazones. Ambos desean salvarse, quieren seguir viviendo, y como dos agrios polluelos de cuclillo aceptan, vencidos de antemano, el consuelo del mal.

7 comentarios:

  1. Este texto tiene un nivel compositivo superlativo. Mejor que todo lo que se publica en este país.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ja, ja, ja...!

    Eres un vacilón de cojones. Sigue por aquí. Please.

    ResponderEliminar
  3. Respecto a la frase de Bob Marley que aparece y desaparece al final del texto: el destino es justamente aquello que no se puede elegir.

    ResponderEliminar
  4. ¡Coño! Así que tengo una frase de Bob Marley que aparece y desaparece al final del texto. ¿Qué dice exactamente? Porque de momento, a mí, la única que me viene a la memoría es la de "No woman, no cry". En cualquier caso, te aseguro que no se trata de un asunto de mi incumbencia.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo tengo una espada con cabeza, empuñadura, guarda, hoja, nervio ó canto, filo, punta y borla. La manejo mediante una muñeca relajada, aunque sus cortes no son tan contundentes como otras armas, como pueden ser los cuchillos mariposa ó el sable, más topsco aunque eficaz, sino que más bien requieren de una flexibilidad y soltura en todas las articulaciones, hombro, codo, muñeca, para conectar una fuerza relajada que surge desde el Tan Tien (Zona debajo del ombligo, “Tierra de Cultivo” de la Perla, se refiere a la perla como condensación del Chi que restaura y nutre nuestro sistema energético) y que se debe proyectar a la punta de la espada.

    ResponderEliminar
  6. Al parecer tiene vd. un fantasma en la máquina, Bluff. La frase, que aparece a veces en lugar de la grabación de los Everly Brothers, dice (creo recordar) algo así: "Every man has the right to choose his own destiny."

    ResponderEliminar
  7. Antonio,

    En efecto, la frase de marras es una soplapollez como la copa de un pino. Carezco de cualquier tipo de responsablidad al respecto. No puedo decir más.

    ResponderEliminar