lunes, 21 de octubre de 2013

SIMETRIA


Los hombres queremos que las mujeres nos quieran porque nos lo merecemos. Las mujeres lo que van buscando es un hombre que las quiera aunque no se lo merezcan. En el fondo, es lo mismo.

7 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo, me parece una simplificación sin sentido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer es más humilde. Siempre. El hombre tiende a hacerse de más y busca una admiración por parte de la hembra que inmerecidamente cree merecer. Siempre le parece poca. La mujer tiende a lo contrario, a hacerse de menos, y busca una comprensión por parte del varón que muchas veces ella se niega a sí misma. Siempre le parece poca.

      Esto, no deja de ser sino una opinión. Pero la historia del pensamiento -y la literatura sobre todo- se ha ido forjando a base de generalizaciones y sus correspondiente matices.

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. 'La mujer?, 'El hombre', sólo expresarse ene sos genéricos (nunca mejor dicho) términos me invalidad cualquier afirmación que no sea: la mujer menstrúa, la mujer pare, el hombre se afeita, etc.

      Las generalizaciones son válidas para el avance del conocimiento, más de una vez te lo he recordado yo a tí, pero no toda generalización es válida, y esta además es falsa.

      Eliminar
    3. Lansky,

      Es verdad. Tienes razón. A veces me puede la literatura. ;-)

      Eliminar
    4. No olvides que también hay literatura 'falsa' (o mala), porque la literatura es 'otra' forma de conocimiento inaccesible para la hegemónica, la científica, y Anna Karenina me dice más cosas (y distintas) de la condición de la mujer, al menos en la Rusia del XIX, que la moderna psicobiología evolutiva.

      Eliminar
  2. Ahora no me líes, capullo. Primero me convences con lo de la menstruación y el parto. Y, luego cuando me tienes ya convenciso ¡y cómo no iba a estarlo! me sales con que Anna Karenina es la polla con cebolla para entender la condición de la mujer en la Rusia del siglo XIX. Precisemos, mon cherie, será la mujer podrida de pasta y tal y como la concibe el cerebro de un tío. Porque Tolstoi serí la tela de lista y tendría un porrón de sensibilidad pero, al fin y al cabo, era un tío ¿O no?.

    Espero que el día "0" el post que cuelgues sea sonado. Y la botella de Rioja que abras junto a "P", exactamente lo mismo; pedazo de mamón.

    ResponderEliminar