jueves, 10 de octubre de 2013

DIEZ REGLAS DE ORO PARA SER (HOY) UN NOVELISTA DE EXITO



Primera: Decir la tira de obviedades, cuantas más mejor. Y hacerlo completamente concienciado, gustándote... como acostumbra a decirse de los toreros cuando empiezan a hacer filigranas con el capote, a toro pasado.

Segunda: Universalizar los problemas personales. Si a ti, escritor, ese día te apetece pizza congelada "a los tres quesos" (aunque ponga "cuatro" en el cartón de la caja, como mucho lleva de tres. Lo que ocurre es que lo de "quattro" suena sublimemente italiano) y no la tienen en el supermercado de abajo de casa, convertir ese problema, tuyo, con la pizza, en un incidente único capaz de convulsionar todas las conciencias. 

Tercera: Emplear frases hechas y refranes, todos los que puedas. Las primeras les van a permitir a los lectores empatizar con los personajes de la novela; a los segundos, estos mismos lectores, los van considerar parte del mensaje intelectual que toda obra de arte ha de llevar implícito. 

Cuarta: Intensificar a tope los adjetivos, que no le quede al lector la menor duda del contenido y el alcance de lo que está leyendo. A titulo de ejemplo: "la malvada perfidia" "el enigmático misterio" "la hermosa belleza". (El uso de "acojonantes testículos" no se recomienda de momento, hasta ver como evolucionan las ventas de la nueva novela de E. L. James) 

Quinta: Pasar en moto de la sintaxis. Que la peña no se cosca. Pero no utilizar subordinadas bajo ningún concepto. Que con esto la peña sí que se hace la picha un lío. 

Sexta: No emplear gerundios por nada del mundo. A los críticos les horrorizan los gerundios. "Me está jodiendo el culo un grano" (mal) "A mi culo un grano le provoca malestar malo" (bien) (Vid. Javier Marías). Esto lo explican fetén en los talleres de escritura. 

Séptima: No cortarse una cala a la hora de utilizar palabras cursis -yo las llamaría mejor, pedorras-. Valga por todas, porque me parece la chunga por antonomasia, y no existe una obra literaria actual de verdadero éxito que no la contenga en su seno (lo ven, aquí "seno" sí que se puede poner porque viene dicho con ironía ¿capici?), "pergeñar". "Pergeñar" es directamente la hostia montada en una Derby Antorcha. 

Octava: Muchos, muchos nombres de pila molones: Nacho, Bea, Iván, Alba, "Kurt" (se puede meter alguno en inglés, porque al chaval, como le gusta mucho Nirvana, sus colegas lo llaman así) Leticia, Yago... Los de ascendencia extranjera: Jennifer, Joshua, Jonathan, Jessica solo cabe adjudicárselos a habitantes del altiplano, con los que los protagonistas ¡eso sí! van a llevarse da buten. 

Novena: Aunque seas feo, no tiene que darte coseja posar poniendo cara de "guapo" en la solapilla de la portada. Si es menester apoyas la barbilla en la mano y con el índice y el corazón te tapas un poquete la tocha. 

Décima y última: Que encierra en sí misma todas las demás. Haber vivido tan poco, haber leído tan poco, que gracias a un grado de autoconsciencia mínimo y otro de autoindulgencia máximo no vas a darte ni puta cuenta de que estás haciendo estrepitosamente el rídiculo por culpa de tu maravillosa novela.


9 comentarios:

  1. No comment.

    ¡Ja, ja, ja...!

    ResponderEliminar
  2. Publicaré mi propio post sobre el tema; de acuerdo en bastante cone ste

    ResponderEliminar
  3. Quise decir 'publiqué' (y tu comentaste, creo recordar)

    ResponderEliminar
  4. No juntar infinitivos; colocar muchos tacos; describir mucho y a ser posible regular o mal; adjetivar tres veces para remachar bien, como Ruiz Mateos: "fantásico", "maravilloso", "superior"; tocar algo de sexo; quejarse y mostrarse desgraciado en algunos pasajes y satisfecho en otros; dejar el final entreabierto para que el avispado lector lo imagine o como dando a entender que habrá una segunda parte...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo: Pues comente, comente ¡qué falta hace!
    Lansky: Sí, sí. Tienes razón.
    Grillo: No es que dejen los finales abiertos a propósito, es que no saben cerralos. Rematar bien una novela es bien jodido.
    Jesús: No sé, no sé... que esa pose Balbín con la pipa... ¡Ah no, coño... que es un micrófono! A ver si culegas un capítulo de RdeR en tu blog y le echamos un tiento ¿no?.

    ResponderEliminar
  6. Julian
    XDXD
    Si os apetece empezar a leer RdR, además de encontrarse en muchas páginas bucaneras, también se pueden ver los primeros capítulos aquí: http://m.casadellibro.com/leer?li=1&isbn=9788415623328

    ResponderEliminar
  7. Lo más importante no tiene nada que ver con el texto: marketing, amiguetes, imagen del autor, seguidores en twitter, felaciones, etc.

    ResponderEliminar
  8. Marketing, cero.
    Amiguetes, todos.
    Imagen del autor, ¿¿??.
    Seguidores en Twiter, me pierdo.
    Felaciones, solo entre gays.
    ;-) Y eso es lo que hay, y no hay más.

    ResponderEliminar