miércoles, 10 de julio de 2013

EL CASINO DE LA CARRETERA DEL INFIERNO


Ruleta del mal. El rojo es sangre; el negro, muerte; el cero es la nada del malévolo. 

Ruleta del mal. El seis acaba de aparecer tres veces consecutivas y la gente continúa haciendo sus apuestas, encomendándose a Dios con una copa en la mano, para que salga su número.


3 comentarios:

  1. Es que al infierno se puede ir sin necesidad de palmarla, y tal vez esté aguardando por cualquiera de nosotros a la vuelta de la esquina.
    (Precisamente el otro día hablaba de eso con una compañera de trabajo y conveníamos en que cielo e infierno se pueden encontrar en la tierra: "L’enfer: la tristesse, la douleur, le chagrin. Le ciel: l’amour, la joie, le plaisir".)

    ResponderEliminar
  2. Pero ¡coño! la tristeza puramente intelectual -digamos... "acausal"- es bonita ¿no...? Bonjour Tristesse (que decía la Sagan).

    Y a la canción de Owsley ¿le has dado un tiento? ¿Te ha parecido bien...? Un abrazo, Antonio!.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado, no lo conocía. Pero tengo un problema con la música más reciente: con la excepción de los últimos discos de Bob Dylan, Nick Lowe y Dwight Yoakam, y de los primeros de Sheryl Crow, me cuesta escuchar algo que haya sido grabado después de 1985.

    ResponderEliminar