sábado, 25 de mayo de 2013

CONMISERACION


Irrumpe con frecuencia, en mi vida, un tibio escepticismo que me absuelve resignadamente de mis innumerables pecados. Lúcido como una veterana amante, para la que los besos, y las mentiras, son sólo una costumbre entre tantas.

3 comentarios:

  1. Distingamos entre buenas costumbres y malos hábitos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las primeras, hay veces en las que uno se arrepiente. Entre los segundos, los hay a los que se les acaba cogiendo cariño.

      E la nave va! (como dijo Fellini)

      Eliminar
    2. Una adecuada síntesis sería la de tener la buena costumbre de mantener los malos hábitos

      Eliminar