sábado, 9 de marzo de 2013

RECORDANDO A RICARDO REIS


Gozar de la tristeza es pasatiempo de los permanentemente melancólicos, que, con sus recuerdos y anhelos, son capaces de sumergirse en el tiempo sin apenas dolerse de sus estragos, mas siendo, sin embargo, conscientes de su paso.

3 comentarios:

  1. dudo mucho de que sea posible "gozar de la tristeza", de la propia, digo, pues sí creo posible gozar de la tristeza ajena, en forma de canciones, poemas e historias...

    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Ya. En cuanto estado abstracto del temperamento o del ánimo uno de puede aclimatar a ella y terminar apreciándola. De ahí lo de escuchar canciones o leer libros que nos induzcan a vivir ese estado. Una tristeza, digamos, más empírica, sería, como bien aduces, más difícil de gozar. Pero incluso esta cabría; tras la pena por la muerte del padre, por ejemplo, venimos a menudo a evocar su figura, aunque ello nos aboque, circunstancialmente, a la tristeza.

    En casos de sensación de malestar debidos a un dolor de origen físico yo ya ni siquiera me atrevería a hablar de tristeza.

    Resumiendo -me vuelvo en este mismo acto portugués- y matizo que a lo que vengo propiamente a referirme es a la "saudade". Un abrazo!.

    ResponderEliminar
  3. "El año de la muerte de...", magnífica novela.

    Polisemia: saudade, melancolia, tristeza, depresión...no existen los sinónimos absolutos, lo que hoy (no antes) se entiende por melancolía o 'estado melancólico' sí puede ser suavemente placentero

    ResponderEliminar