domingo, 17 de marzo de 2013

DOMINGO


Calles soleadas, tristes. Bocas abiertas, tristes. Por la alameda vienen dos empleados de la cooperativa, bromeando. En un banco, junto al que pasan estos dos amigos, una pareja de novios jovencitos discute entre sí sin demasiadas ganas porque no saben donde ir. El sol aburre. Los vencejos se difuminan en ráfagas por los confines del cielo en el declinar de la luz. De repente, se oye aullar a un tipo: ¡¡¡goool!!! desde los altavoces de plástico de un transistor a pilas. Es domingo.

14 comentarios:

  1. Es como el "Gloomy Sunday" de Rezso Seress pero en una pequeña ciudad de interior con sol y partido en la radio, lo que lo vuelve todo más deprimente, aunque probablemente el que escucha el partido crea que lo está pasando en grande.

    ResponderEliminar
  2. Antonio, no era mi intención con el texto la de transmitir tamaña sensación de desamparo. Es simplemente un pueblo grande español, en domingo, como tantos otros. Tu felidad dependerá de lo enamorado que estéas de tu chica, de lo gracioso que sea tu amigo y ¡no lo olvidemos! de que gane tu equipo. Todo lo demás no deja de ser escenario y atrezzo. Y los hay bastante que son, a mi juicio, más desasosegantes: esos suburbios atroces que rodean las ciudades principales de la meseta, por ejemplo.

    En cualquier caso invito a sustituir el Gloomy Sunday por el Gentle Tuesday de los "Primal Scream" que cualquier día de estos cuelgo en el blog. Un abrazo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidaba: fíjate que he colgado "Nueva York es una ciudad solitaria" ¡Nueva York! a los ojos, y según el estado de ánimo, del observador, cualquier ciudad puede en un momento determinado transmitir cierta sensación de apatía.

      Eliminar
  3. Vale que depende de estado personal de ánimo. Pero lo que es irrefutable es que los domingos a la caída de la tarde son lacerantemente depresivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fundamentalmente porque el lunes trabajas o vas al colegio. En vacaciones los domingos... -aunque las tiendas se hallen cerradas- ... esos atardeceres de los domingos, representan los de un día más, un día como cualquier otro. Pero sí, que duda cabe, que los domingos son días postcoitales.

      Por cierto, Jesús -aunque no venga a cuento- el sábado me tangaron en toda regla con la edición de bolsillo, de Alianza, de "El Manuscrito encontrado en Zaragoza" ¿no abarca ni la cuarta parte del texto original! ¡Vaya morro!.

      Eliminar
    2. Oh, maravillosa obra.

      Efectivamente, la de Alianza es una edición parcial porque es una reimpresión de la edición de 1970, fecha muy anterior a la primera edición completa de la obra a nivel mundial (1989), que es de donde han partido las ediciones completas en español que hay disponibles.

      La verdad es que si te atrae esta obra maestra, tienes suerte. Hoy por hoy dispones de dos cuidadas (eso sí, también caras) ediciones: la de Acantilado (que es la que yo te recomendaría) y la de Valdemar.

      Devuélvela la de Alianza y empieza a ahorrar para la de Acantilado, jajaja. Merece la pena, de verdad.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. La había leído ya, sacada de la biblioteca, hace unos cuantos años, creo que en la edición de Valdemar. Ahora dispongo de unos puntos FNAC (del regalo de los Reyes, todavía) y como no me atrae nada de lo que veo, y espurgo sobre la marcha, resolví hacerme en propiedad con la novela de Potecki, que en efecto es cojonuda.

      Todo esto te lo cuento para que vayas y me recomiendes algo, como yo voy a hacer ahora: "Los Virreyes" de Federico de Roberto ¡Grandiosa Novela!

      Eliminar
  4. "El gato" de Georges Simenon. El libro más cruel sobre la relación de pareja que he leído hace tiempo, mucho tiempo. Odio et amo llevado a sus últimas consecuencias. Sencillamente magistral.

    ResponderEliminar
  5. No he leído la novela de Simenon, pero en los años setenta Pierre Granier-Deferre dirigió una versión cinematográfica con Simone Signoret y Jean Gabin francamente lograda.

    ResponderEliminar
  6. Habrá que ponerse a ello, Jesús, Antonio. Mi única aproximación a Simenon ha sido Maigret, de cani, y yo era mucho más de doña Agatha. Más del veneno en el té que de la cuchillada en el bazo ¡Qué se le va a hacer!

    ResponderEliminar
  7. Lo de la cuchillada en el bazo me parece una buena descripción no sólo de la serie de Maigret sino de la novela policiaca francesa en general, siempre dura, descarnada y realista.

    ResponderEliminar
  8. A mí el Simenon que me gusta es precisamente el de no Maigret.

    Como la novela que recomiendo.

    No te arrepentirás (te lo aseguro).

    ResponderEliminar
  9. A Simenon le gustaba llevar a sus personajes al límite, hasta el punto de que cuando terminaba una novela estaba deshidratado, agotado, al borde del síncope. Tomó la costumbre, antes de empezar una nueva novela, de hacerse un reconocimiento médico.

    Me la apunto!

    Por cierto : De acuerdo en todo lo escrito sobre los Domingos. Pero añado que incluso estando de vacaciones la tarde del Domingo sigue siendo desoladora, aunque estés en la playa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emma

      Veo, por tu avatar, que te dedicas a seguir la estela de los pasos de don Marcelo cuando era un pimpollo. Es bonito ver navegar a los veleros de juguete en el estanque que hay un poco más adelante. Y a los niños jugando con ellos. Pero sí, si es en Domigo, el asunto da como un poco de penilla ¡Un abrazo!

      Eliminar