sábado, 2 de febrero de 2013

POR UNA VEZ Y SIN QUE SIRVA DE PRECEDENTE


Valiéndome de que Julian Bluff pasa en moto de hablar de política en el blog, y de que como la bicha lo tiene ahora mismo encabronado -y huraño- el cacharro se encuentra libre, yo voy a aprovechar para colarme en su cuarto y mandar un correo electrónico en el que expongo brevemente mi historia; convencido de que quienes lo reciban van a saber comprenderme a la perfección.

Miren, me llamo Cleodio Cifuentes Carrasqueta y me imputan haber perpetrado un butrón, el 2 de abril de 2.011, en la sucursal del Wilcox Bank que hay en el centro de Marbella y haberme apoderado de dinero y alhajas por importe de casi 2.000.000 euros. ¡Mentira, falso de toda falsedad! Y para demostrárselo, exhibiré ante todos ustedes mi declaración de la renta ante la Agencia Tributaria relativa al ejercicio fiscal correspondiente, y así podrán comprobar, examinando la procedencia y la cuantía de mis ingresos económicos, durante ese periodo de tiempo, que por ninguna parte aparece en los papeles ni un solo euro fruto de ese robo de cuya autoría arteramente se me acusa, cerciorándose, por este inequívoco método, de que mi participación en el delito en el que pretenden involucrarme constituye una rotunda falacia.

Estoy detrás de Cleodio -él no me ve- leyendo las soplapolleces que el hombre acaba de escribir con mi ordenador. No puedo reprimirme:

-"Cleodio, soy Julian; venga... levanta el culo de mi silla... y lárgate de aquí con la música a otra parte...!".

El aprieta con premura algunos botones del teclado antes de hacerme caso.

-"De acuerdo... pero que sepas que el correo ya está mandado. Mandado y bien mandado. Se lo he enviado a casi todo el mundo. Je, je...".

¿De verdad que no va a haber nadie que le diga a este sujeto que los españoles no llegamos a ser tan rotundamente gilipollas como nos considera?. O... ¿acaso él tenga razón y lo seamos?.

Imáginense que Cleodio, por lo demás, fuese el baranda supremo de la cosa, y se hubiera dedicado en los últimos tiempos a facilitar despidos, favorecer el cierre de empresas, rebajar pensiones, cercenar ayudas a los minusválidos, encarecer la sanidad y la enseñanza, reducir los gastos de investigación... seguro que pensarían -¿no es cierto?- que el susodicho es un tipo aprovechado, turbio... pero, en cambio, estoy más que persuadido de que ni por asomo habrían llegado a imaginárselo tan sumamente inteligente, sagaz y preclaro como para intentar probar su inocencia -y convencer de la misma a sus conciudadanos- a través de un método tan expeditivo como el propuesto: exhibir las declaraciones de la renta, nada más ¡y nada menos! que exhibir las declaraciones de la renta hechas por él mismo...

"Miren, aquí la tienen ¿la ven?. Mi nómina, ni un único euro de más".

Como acostumbraba a decir en el pasado un viejo amigo del propio Cleodio: ¡manda cojones!.

¿De verdad que no va a haber nadie que le diga a Cleodio que los españoles no llegamos a ser tan rematadamente gilipollas como parece creerse? O... ¿acaso él tenga razón y lo seamos?.

4 comentarios:

  1. ¿Cómo quieres que se lo digamos si no nos dejan ni acercarnos a la puerta en Génova y el capullo de Cleodio no tiene twitter y los periodistas en la sala no se atreven a decirselo? Lo único que se me ocurre es que le mandemos miles, cientos de anónimos.

    ResponderEliminar
  2. Los comerciantes de Génova embellecieron Cádiz tanto como los fenicios anteriores, no sé por qué les tenéis tanta manía

    ResponderEliminar
  3. Emma,

    No se lo tenemos que deir ni tú ni yo. Se lo tienen que decir la señora Díaz y los señores Rubalcaba y Lara. Y sobre todo, sobre todo... el resto de politícos del PP y los militantes de base, la gente del pueblo, que son los que pagan la cuota para que prospere un proyecto político en el que confían y no para que nos cuantos desahogados de mierda se forren a su costa.


    Nuevo Tratado de Autoayuda:

    "LAS MIL Y UNA FORMAS DE TOCAR LOS GÜEVOS"

    Autor: Lansky Alhabla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo. Según he releído el comentario anterior me ha parecido, aunque lo he puesto con un ánimo jocoso al cien por cien, que, en frío, podría resultar un poco brusco. Vaya que lo he dicho de coña marinera y añado aquí, para que quede bien claro, un montón de muñequines sonrientes de esos. ;-) ;-) ;-) ;-) ;-) ;-).

      Eliminar