miércoles, 13 de febrero de 2013

PARA NO OLVIDAR


Dos besos, dos veces, un gesto de asombro, dos hilachas -muy finas- del pelo de la nuca, una canción de Calamaro. Con sólo esas ocho cosas he podido renovar mi melancolía. 

2 comentarios:

  1. Es el primer comentario sobre la música que comparto en el blog que alguien se decide a hacerme. Vi-brrro... de contento, Emma ;-)

    ResponderEliminar