lunes, 4 de febrero de 2013

EL ARCO IRIS DE ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS



Hoy van ustedes a descubrir a Julian Bluff haciendo funciones de reportero.

En estos momentos me hallo en el jardín de la casa de la ministra de sanidad junto a la propia interesada. Como ya conocen, se especula en los medios periodisticos con que los capitostes de la, llamada, trama Gurtel, les podrían haber invitado a disfrutar de algunos viajes de recreo a ella y a su familia. Asimismo se viene comentando en dichos medios -y ambas cuestiones parecen venir avaladas por un informe policial- que, igual, habría sido con fondos de la trama como podrían haberse pagado los gastos de la fiesta de cumpleaños de una de sus hijas, esto es: los ganchitos, los cheetos, la coca sin cafeína, la tarta, los confettis y las serpentinas, a los animadores y ¡hasta el arco iris de Alicia en el País de las Maravillas!.

Hemos llegado al momento crucial de la entrevista. Me toca preguntarle ahora, a Ana, por este último extremo, el de la fiesta de su hijita.

Se me queda mirando unos instantes y arranca a hablar con una sonrisa en el rostro:

“Bueno, verás, lo de los payasos tampoco es que me extrañara demasiado, acostumbran a aparecer por casa con una cierta asiduidad”.

Como me imagino que esto tiene que ser cierto, no sigo insistiendo por ahí. Me ciño a la deslumbradora presencia de “El Arco Iris de Alicia en el País de las Maravillas” titilando en el jardín junto al chalet. Y también, Ana, tiene respuesta para esto.

“Mira, voy a confiarte un secreto: a la niña acababa de caérsele un diente la noche antes y yo pensé que lo del arco iris habría sido un milagrito del ratoncito Pérez”.

Dichas palabras clausuran la entrevista. Anoto en mi libreta: “... con dos cojones”.

6 comentarios:

  1. El Arco Iris de Alicia, de Lewis Pynchon, o bien, Alicia en el país de la gravedad, de Thomas Carroll

    ResponderEliminar
  2. jajajajaa
    Por cierto, ¿no hay arco iris en Alicia verdad? Yo no lo recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, está El arco iris de la Gravedad, del insoportable Thomas Pynchon, tan alabado.

      Eliminar
  3. Emma, Lansky

    Lo más divertido del caso, me imagino que lo sabréis, es que todo esto es verdad. En el informe de la madera aparece como uno de los obsequios hechos por "GURTEL" a la señora ministra de sanidad, la instalación en su jardín y correspondiente usufructo de "El Arco Iris de Alicia en el País de las Maravillas" ¿No me digan si esto no es para hacerse cuáquero?.

    Y sí, Lansky, también a mí, Pynchon me parece un coñazo de dimensiones descomunales. Inabarcables. Superiores incluso a las de McCarthy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mc Carthy me encanta. Extraño emparejamiento el tuyo pues son lo opuesto uno y otro.

      Eliminar
    2. Para hacerse cuáquero y darles una patada en el culo a todos.

      Eliminar