lunes, 10 de diciembre de 2012

ROBERT WALSER. "LA MUSICA DEL ALMA".



Con motivo de la reedición, en bolsillo, de las novelas de Robert Walser: “El Bandido” y “El Ayudante”, me atrevo a entonar acá esta breve loa en favor del maestro.

Walser entraña el ejemplo más palmario que a mí se me antoja de un autor capaz de aunar en su escritura la sencillez con la profundidad. Walser escribe tan sencillo que te desarma, su prosa tiene la textura del algodón en rama o de un buen pedazo de Gruyere acompañado de un vaso de vino del Rhin o de la nieve blanca recién caída que acuna la muerte de los ancianos jubilosos. Frases límpidas y claras y palabras simples y sabrosas.

Walser describe la esencialidad del hombre sin necesidad alguna de recurrir a golpes de efecto. A lo paródico. Revelándonos el santo y el criminal que todos -o casi todos- llevamos dentro, sin pronunciar una palabra más alta que otra. Sin aludir a un solo milagro ni a un solo asesinato.

Los protagonistas de sus historias reaccionan ante los imprevistos que aparecen en sus vidas de manera vulgar y corriente, como nosostros también lo haríamos, y Walser los retrata a todos ellos con calma, y cariño, y con una asumida fatalidad. Los sabe inseguros y vulnerables, como en realidad lo somos los hombres.

Los verdaderos efectismos de la prosa del suizo consisten en el hallazgo de un estilo ayuno de efectismos. En el amor al detalle. En la enorme piedad que siente hacia las cosas ingratas de la vida. En la desnuda sinceridad que es capaz de imbuirle a sus opiniones. Walser es todo un maestro, un compositor fácil y profundo, de los sones que depara entre los hombres la cálida música que interpretan sus almas.

Satie, Walser, Hergé, Rohmer... la sabia neutralidad del entendimiento como incisiva depuración del estilo.

7 comentarios:

  1. Sí, comparto contigo el aprecio a Walser. Con una salvedad: la sencillez es de las cosas más complicadas de conseguir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso justo es lo que postulo, Lansky, que la "sencillez es una de las cosas más difíciles de conseguir".

      Poque la de Walser es una sencillez repleta de sabiduria, de transparencia. Es un autor muy grande.

      ¡Ya lo creo!.

      Eliminar
    2. Tienes razón, disculpa por haber elído sólo el primer párrafo apresurarme a comentar

      Eliminar
  2. Algo parecido me pasó a mi con una canción de Richard Hawley en el Blog de Barbusse. Quizás lo recuerdes. Así que ¡el que esté libre de pecado...!.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¿Te vas a fiar de un paleto? Uhmmm... no sé yo. ¡Ja, ja, ja!.

    Venga, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me interesan más lo paletos que los modernos, tienen un criterio menos influenciado por las modas.
    ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar