viernes, 9 de noviembre de 2012

UN DIA PERRO DE OTOÑO



Me parece todo tan gris, tan plano, que ni siquiera tengo ánimos para decepcionarme. Cuando se han extinguido las esperanzas, lo siguiente en aparecer es la simpleza, la nada. Un pobre diablo, que -derrochado entre quimeras el lujo de la melancolía- trabaja, escucha, habla y escribe breves notas sobre su vida. Un tipo que duerme mal, que no se toma ya -apenas- ninguna coca cola y come cosas que no le gustan. Alguien a quien no se le ocurre a donde mirar para que las lágrimas fluyan de sus ojos y tampoco atina a encontrar la canción adecuada para poder recuperar la tristeza. Un tipo al que los recuerdos aburren soberanamente.

Las cosas son como son y cada día que pasa me voy pareciendo más y más a un liquen... y el placer lo obtengo ahora al descansar la cabeza sobre una roca humedecida, al sentir el relente del amanecer refrescándome las sienes y cuando la lluvia empapa mi rostro.

Pretendo sólo estar tranquilo. Lo sé, no es fácil. ¿Alguno de ustedes tiene idea de donde está la puerta de emergencia?.

Una alternativa ante el fracaso podría ser la del vendaje: enrollarme el cuerpo con una tela de gasa blanca que diese vueltas y más vueltas. Como las momias. Como hacen desde siempre los más acomplejados. Otra, la del verdugo, e ir cercenando un día tras otro mis ambiciones hasta llegar casi a la autoinmolación, esto es, afrontar el futuro con la concupiscencia de haberme convertido en un maula. Otra más, la de entregarme impunemente al alcohol y dejarlo a él -mucho más imaginativo- que tome las riendas del asunto. ¡A ver por donde sale la cosa!.

Pero no, todas esas opciones se me antojan la mar de antiestéticas. Dudosamente elegantes. Prefiero de momento un baño de simpleza. Aunque me cueste creer que eso me va a conducir a ver a Dios. Aunque me duela tener que acostumbrarme a no estar triste.


8 comentarios:

  1. Hola Bluff. ¿Cercenar las ambiciones significa convertirse en un maula?. ¿Por qué?. Me parece más bien una muestra de inteligencia adaptativa. Ya vendrán mejores tiempos. Vendrán, seguro. (Aunque no estoy segura de que los andes buscando, yo no puedo evitar querer darte ánimos...¡Courage!)

    ResponderEliminar
  2. El texto consituye sólamente un ejercicio de spirit y tiene ya su tiempo, años, es un texto, como si dijéramos, atemporal; así que, Barbie, no te preocupes demasiado por mí. Tengo asumida mi misantropia y la disfruto.

    Y sí definitivamente, y aunque resulte de un crudeza desmedida admitirlo, autocercenarse (¡vaya repelencia de palabro!) las ambiciones significa convertirse en un maula. Estamos aquí, no lo olvides, para dar lo mejor de nosostros mismos; primero por nosotros mismos (y la iteración, en este caso, la encuentro aceptable) y luego por todos los demás.

    Un abrazo. Y un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Disney presentas un nuevo y esponjoso filme. Aprende a cocinar longanizas.

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero qué chuminada te has puesto de avatar, pollo? Perece un cruce de Corto Maltés y la Anarcoma de Nazario. Y seguro que luego, el tío, ni folla ni ná. Vuelve a la nobleza que es lo tuyo, anda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julián, ¿entonces era un Bluff?. Pues mira, me alegro.

      Eliminar
    2. Como he dicho un poco más abajo, lo que para algunos es el pasado para otros supone la más apremiante actualidad. En cualquier caso nuestro pasado forma también parte del presente y sus huellas van siempre a permanecer en nosotros. Es la fragua donde ha venido forjándose el carácter que actualmente poseemos ¡qué duda cabe! Saludos.

      Eliminar
  5. No está nada mal todo lo que cuentas aqui.
    Muy difícil evadirse de lo plano, pero lo hacemos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. INTERNET, en el sentido que tú apuntas es un aliado formidable. ¡Ya lo creo! Aclarar a quién lo lea, en cualquier caso, que aunque las percepciones del post reflejan unos sentimientos comunes que le pueden valer a todo el mundo según que circunstancias, mi vida ha dado un vuelco(muy favorable) desde que lo escribí hasta hoy. Un saludo ¡y darte las gracias por haberte declarado de manera expresa fan del blog; así, sin ningún pudor por tu parte, por las bravas...¡ja, ja!. Muchas gracias de corazón.

    ResponderEliminar