martes, 2 de octubre de 2012

EL PIANO



Una casa de huéspedes. Gente de paso. El salón está al fondo del pasillo y tiene un piano con el que, en ciertas ocasiones inesperadas, una mujer joven narcotiza, nota a nota, los persistentes latidos de la fatalidad y el silencio.

11 comentarios:

  1. en las casas de huéspedes es esencial un largo pasillo lleno de puertas cerradas o entornadas y una escalera con olor a repollo

    ResponderEliminar
  2. Mon cher ¡qué vulgaridad! ya me estás hablando otra vez de Salamanca, o de Lugo. En la casa de huéspedes donde a veces se aparece, algunas noches, la doble de la Adjani, acostumbra a oler a gardenias y cardamomo ¡Está en Sumatra! No se quedan a dormir en ella viajantes de paso, sino espias dobles. No se hospedan por meses opositores eternos, ni célebes alguaciles, sino frágiles cantantes de jazz, que guardan un asombroso parecido con Nathalie Wood.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomé esto por algo tipo Pérez Galdos y era Eric Ambler, no te creía tan frívolo, leches!

      Eliminar
  3. ¡Vicentico, hermoso, que te vas a dejar las meninges!

    Además ¿hasta donde se yo que alcanza tu baremo? Porque si llega a +500, +1 no deja de ser una puta mierda. ;-)

    ResponderEliminar
  4. ¿Uno coma cinco?

    ¡Por el culo te la hinco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡qué ganas de agradar y de hacer feliz a la gente, aunque...

      Eliminar
  5. +1 es pro, coño Bluff, parece mentira que no me conozcas a estas alturas. Los muertos no tienen nota. Son muertos. Vamos, que me gusta el fragmento porque me ha puesto cachondo, leches.

    ¿No me jodas que te has mosqueado por lo del otro día en Tongoy? Joer, ya sabes que me va la marcha. No te tomes nunca nada de lo que diga como algo personal. Nunca. Una cosa es lo que defiendo como escritor y otra lo que aprecio como persona. La primera es una frivolidad; la segunda es lo importante en un mundo plagado de calculadoras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. VD

    Muchas gracias por tus disculpas. En absoluto estoy mosqueado contigo. Pero ¡es tan agradable encontrarse en este país y en el mundo de los blogs alguien que pide disculpas! ¡aunque no haga al caso como es el caso, je, je...! Y para el que las recibe cual es en este caso mi caso je, je... supone algo tan delicioso. Cogidas, entonces, al vuelo tus disculpas como si de verdad creyese que me las merezco -ni dios se disculpa conmigo nunca por nada- con un fuerte apretón de manos. Y ya te imaginas que me tienes a tu disposición para lo que quieras. Si vas a dejarte caer por Barna, me avisas ¿o.k? que tenemos que tomarnos unos vinos y descojonarnois un rato. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día, claro que sí. Viví allí medio año. Soy muy del Rabal los lunes a medianoche. Me gusta, es como estar en mi salsa, rodeado de putas, yonkis y modernos. Cuando no sabía qué hacer solía perderme por Marina. Tiene lugares que recuerdan a Berlin de Este. Cómo no, salía mucho por el Undead en Violant d'Hungria. Es uno de los mejores clubs de España en cuanto a calidad musical. No es comparable a lo de Londres y Berlin, pero tengo grandes recuerdos noctámbulos. Por cierto, la biblioteca de Plaza de Universitat tiene la traducción de Flegeljahre de Jean Paul y una buena colección de románticos alemanes difíciles de conseguir.

      Eliminar