sábado, 20 de octubre de 2012

CANTANDO BAJO LA LLUVIA


Cuando pienso que el cielo está triste, nunca llueve. Cuando yo estoy triste, y llueve, una ilusión de niño nace dentro de mí al sentir la lluvia y, enseguida, descuelgo el anorak de su percha y bajo hasta la calle para ver llover.

Bajo la lluvia oí cantar el otro día a una chica menuda que llevaba puesto un impermeable rojo. Ella cantaba: "Cantando Bajo La Lluvia" y las luces de los coches que bajaban por la avenida parecía como si fuesen a escorarse todas de golpe y acudir hasta nosotros surfeando maravillosamente sobre el agua y las hojas caídas del otoño.

Al ir a acercarme a la chica que cantaba para decirle que lo hacía muy bien, y saber como era, ella fue y desapareció. Podía seguir oyendo la canción, podía escuchar sonar la luvia, pero la chica aquella ya no estaba allí. Cerré los ojos. Volví a abrirlos. No, no estaba. Había desaparecido para siempre.

Cuando escampase todo iba a volver a ser igual que antes.

3 comentarios:

  1. Cuando estoy triste, nunca pienso. Ya sabes, a menos que suceda un imprevisto.

    ResponderEliminar
  2. Depende. Hay dos clases de tristeza, la buscada para refocilarse en ella (que requiere de mucho pensamiento) y la que te ataca como una alimaña (que requiere de mucho alcohol). Si me hablas de la segunda, estoy de acuerdo contigo. Abrazos!.

    ResponderEliminar
  3. hay una diferencia entre la melancolía y la depre o la tristeza dura, como la hay entre la alegría y la felicidad exultante, y como la hay...

    ResponderEliminar