lunes, 24 de septiembre de 2012

VER LAS ESTRELLAS



Ver las estrellas. No las de dentro, no. Mirar hacia afuera. Al cielo. Y ver las estrellas. Arriba, en lo más alto, reluciendo fuerte, entremezclando sus fulgores en un turbillón de plata como si fuesen la capa remendada de un mago viejo que recorre el espacio. Todas las estrellas del cosmos.

Dejar atrás la ciudad, estas impersonales ciudades nuestras, modernas, ayunas de gracia, llenas de luces y de bloques de pisos -mortecinas y desangelados- y salir afuera de sus calles, de su delatora mediocridad. Escabullirse de todas esas ominosas toneladas de basura y frustración, y alejarse paso a paso de sus barrios, por la noche, en silencio, a la búsqueda del perfecto fulgor de las estrellas.

En el monte, bien arropado por la oscuridad, los olores del tomillo y la jara se cuelan hasta los últimos resquicios del espíritu y resucitan las palabras cabales de tus abuelos muertos, y también las de sus viejos abuelos muertos a los que tú no llegaste a conocer jamás, y arriba, muy arriba, en los confines del firmamento, mientras las cigarras taladran el silencio con su voz perpetúa y los saltos del viento recorren la piel de tu rostro, refulgen las preciosas estrellas iluminándolo todo, dándole sentido a la vida y a nuestra efímera presencia en su decurso.

Brillan las estrellas y las palabras de los antiguos filósofos, la sarmentosa voz de Cicerón, el pragmatismo razonado de Descartes, la larga marcha de Napoleón hacia la gloria eterna desde los perdidos neveros de Los Alpes irrumpen, soberbias, inmortales, en el corazón mismo de la noche. Una noche más iluminándole al mundo que habitamos. Las estrellas.

4 comentarios:

  1. ahi va dios...descubrir El Palacio de la Luna en pleno 2012 le reprochabas al avispado (listísimo) Vincent el otro día, y tu descubriendo el cielo estrellado al salir al campo...Por cierto, Cicerón, como Franco, tenía la voz atiplada

    ResponderEliminar
  2. ¡Quién sabe cómo tendría la voz Cicerón! Aunque a lo mejor me citas la obra de algún contemporáneo suyo para avalar la veracidad de tu comentario. No lo sé...

    Un abrazo. Aquí es fista y me largo a la playa!

    ResponderEliminar
  3. Eso es, Marco Tulio para los amigos era un buen orador, pero con voz de pito según su contemporáneo Cornelio Nepote. Cuidado con las medusas que el agua está aún templazducha como pis de gato

    ResponderEliminar
  4. Valorados lo hicieron a plena luz del día. Lo hicieron de noche. La lluvia en Sevilla se mantiene desapacible hasta que lo peor haya pasado. Por mar de fondo.

    ResponderEliminar