jueves, 20 de septiembre de 2012

TIEMPO DE PASO



(de El Hombre Asediado)

“... habíase dado cuenta de que los malos momentos encerraban consigo la esperanza. Y, así, cuando le preguntaban por el futuro, por su futuro, guardaba silencio, no decía nada; pese a que sabía que su tranquilidad podría depender tan solo de que alguien desapareciese definitivamente de su vida y las cosas volviesen a correr como antes, cuando había veces en las que se reconocía a si mismo como una persona razonablemente feliz. Y el pasar del tiempo, y el ver que este se abstenía de actuar y todo continuaba siendo una lástima, le hacía comprender que pudiese haber asesinos que pretendieran manipular su avance e incluso, algunos entre estos, los más desesperados los más esperanzados, no dudasen en apretar el gatillo...”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario