sábado, 15 de septiembre de 2012

CAGLIOSTRO IN SILICON VALLEY



Lo que veo, lo que siento, cuando soy feliz sé que son.... espejismos. Artificios de conmiseración que abandono a merced de la rutina, a los que el bullicio disgrega sin que a nadie le preocupe en absoluto su suerte.

Un espía, un esclavo, un prisionero esperando la caída de una estrella de silicio que viene a rescatarlo y que, sólo para iluminar a unos cuantos bobos como él, lleva siglos y siglos atravesando el infinito, épocas enteras renovando su luz con los fuegos de San Telmo de los huesos de los santos y atemperando sus ímpetus con la tibieza de los corazones rotos que los brujos les van extirpando a las aves.

Sé que lo que veo, lo que siento cuando soy feliz es sólo un truco; sé que es como una de esas cajas brillantes, con una chica dentro, que traspasan los sables. Como una de esas otras cajas que se sierran, con una chica dentro. Nunca brota la sangre, el pánico no cunde tampoco, y la chica siempre sonríe cuando el número termina. Pero dentro de la caja ella ha pensado -lo hace a menudo- que todo aquello no estaba bien, que carecía de sentido, que era estúpido mostrarles a los niños como la torturaban, que tener por costumbre vivir, morir y resucitar dentro de una caja de colores era una completa vergüenza.

En cada función, todos esos pensamientos suyos, volatilizados, se abren paso entre los espectadores, penetran en los vestidos que llevan puestos y hasta en alguna que otra boca abierta... y, sin embargo, la gente no llora, jamás se indigna; no percibe nada de eso -tan humano- que mortifica a la muchacha. Aplauden, eso sí, impresionados, cada vez que ella sale sonriente, indemne, arcangélica, del sarcófago púrpura. Y es habitual que alguno comente con entusiasmo que tiene un tipo muy bonito. Eso sí.

Trucos. Sólo trucos. Valen sólo los trucos. Componendas inmemoriales provistas del supremo don de atribuir a los dioses la razón y la magnanimidad. Cachivaches que poseen la gracia de salvarnos.

2 comentarios:

  1. Qué haríamos sin trucos...truco o trato, como dicen en Halowen (ya estoy aquí. contestando a tu pregunta, Julián)

    ResponderEliminar
  2. ¿Todo bien, no? Porque perfectas las cosas nunca puden ser, claro. Me paso por tu casa. Abrazos!

    ResponderEliminar