lunes, 11 de junio de 2012

Música de cámara

¡Somos tan complicados!. Por ejemplo, cuando transformamos nuestros escasos sentimientos en verbo infinito, en excusas... hasta conseguir que terminen casi por perderse su verdadera fe, sus intenciones mismas. ¡Somos tan vulnerables!.

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar