viernes, 29 de junio de 2012


Golden Years


Quedaron: lágrimas, promesas rotas y besos endulzados de amor sincero. Quedó la pena sobre el cuerpo mojado de saliva. Quedó el fracaso. De todas esas cosas... sé que soy -para mi dicha- sempiterno dueño.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar