jueves, 17 de mayo de 2012



De Peep Show (V)
"... un pasotón de ojos.

A la siguiente vuelta, su mirada: especial, preciosa, profunda... me resultó vagamente familiar y permanecí así, como medio atontada, unos instantes sin apenas moverme ni acariciarme. Reaccioné por fin, me arrodillé mecánicamente entre los almohadones con forma de corazón y me puse -sin poder quitarme a aquellos ojazos de dentro de la cabeza- a pegarle sin ton ni son una serie de estirones al elástico del tanga. "A este sí que voy a dejarle que me vea el chocho, mira tú por donde", decidí para mi misma mientras lo hacia. Y mientras me bajaba la braga giré mi cuerpo -tumbado ya- hasta colocarlo boca abajo para de esta forma poder apreciar con todo detalle en el próximo giro el careto del guaperas. Continuaba lentamente, afianzando sutilmente la realidad de mis pensamientos, la rotación de la plataforma. Dirigí el rostro hacia su cubículo y vi, mosqueada, como la cortinilla de vinilo comenzaba a descender. Deseé con todas mis fuerzas que el tipo aquél metiera cuanto antes otros dos euros dentro del cacharro. Lo hizo y pude, en esta tercera ocasión, observarle perfectamente al pasar a su lado. Me dedicó media sonrisa luminosa, angelical. Un alucine. Incluso me parece que solté una especie de aullido. Resulta que yo conocía a aquel tío. Muy bien. Sí, claro que lo conocía muy bien, en el pasado aquel cabrón había tenido un papel esencial en mi vida. Y me encantaba, era mi verdadero hombre. ¿Qué demonios hacía Kurt Cobain un sábado a las siete y media de la tarde al final de Bravo Murillo, junto a la Plaza de Castilla? ¿Qué demonios hacía allí, dentro del peep show, viéndome a mi en pelotas, si hacía un porrón de años que se había muerto?. La cortinilla volvió a bajar de nuevo para no volver, ya, a levantarse. Terminé el pase nerviosísima como malamente pude, las tijeras con las piernas me salieron un churro, y abandoné la vitrina a toda hostia con la bata echada por encima de los hombros para dejarle el sitio a una de las rusas" (...)



2 comentarios:

  1. El chocho es mi cosa
    favorita. Yo huelo siempre a chocho

    LOOOOOOOOOOOOOOOOOOOP

    Me gusta lamerle el cho
    cho a mi madre y
    a la tuya y a todas las madres. Ay, chocho pelu
    do, a y

    LOP

    ResponderEliminar
  2. tu recuerda que has fallecido, descerebrado

    ResponderEliminar