sábado, 14 de abril de 2012


De La samba de las estrellas

"Me tumbo sobre una laja alfombrada por las agujas muertas, caídas de los pinos, tratando de concentrarme en el satélite, procurando saber apreciar en toda su magnitud lo bonita que es. Dormito durante unos instantes. Al incorporarme tomo una piedra cualquiera del suelo y la lanzo contra la osuridad. Por ahí he leído que a los locos les encanta dispararle tiros al firmamento cuando despiertan y me pregunto: "¿estaré loco?". La luna no se decide a contestarme. Las cigarras se enroscan a la noche mientras cantan y empiezan a oirse arrancar los motores de los automóviles. La fiesta decae, eso es ley de vida, y yo, como siempre, seré uno de los últimos en marcharme a otro lado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario