lunes, 5 de marzo de 2012


De Vacaciones en octubre (I)

"El asfalto era de color muy negro y se hallaba mojado. Los prados por los que atravesábamos expelían una especie de persistente vaho de azúcar glass que terminaba volviéndose parte del aire de color azul. En el espejo retrovisor, nuestro pasado inmediato se despedía de nosotros sonriendo con la despreocupada indolencia de un dandy maduro.

Los dos sabíamos que jamás íbamos a volver a pasar por aquel valle y nos reímos. Te mire de refilón a los ojos y me puse bien triste".

No hay comentarios:

Publicar un comentario